CUÁNTAS PERSONAS CABEN EN LA TIERRA Y LOS ESPERMATOZOIDES DEL BACALAO

Este es el relato de cómo se respondió por primera vez en la Historia a la cuestión de cuántas personas caben en la Tierra. Vamos a ver un ejemplo claro del poder de la aritmética, cómo haciendo unas simples operacioncillas de ciertas cantidades llegamos a resultados muy interesantes.

El mejor constructor de microscopios del mundo al comienzo de la Ilustración calculó el número máximo personas que cabían en la Tierra. Y lo hizo porque le preocupaba en gran manera una cosa: el número de espermatozoides que podía tener un bacalao macho. Interesante, ¿verdad?

Anthony van Leeuwenhoek es considerado el padre de la microscopía al haber empleado el microscopio en la observación interesantes fenómenos biológicos.

Este holandés que no tenía ninguna formación científica y cuya profesión era la de pañero atesoraba una enorme destreza construyendo microscopios con muy buenos aumentos. En principio su motivación para confeccionarlos fue el poder analizar la calidad de sus telas.

Pero después su curiosidad le llevo a examinar otras cosas, en concreto diversos aspectos el proceso de la vida.

Para poder lograr el renombre que tuvo dentro de la Ciencia destacaron en él dos cualidades: una el saber qué mirar con el microscopio y otra el saber dónde notificar sus descubrimientos; se dirigía siempre a la Royal Society de Londres.

Entre todas las averiguaciones que hizo llama la atención la del cálculo de la población máxima que podía albergar la Tierra. absolutamente no estaba interesado en la demografía del planeta ni en los problemas que pudiera tener la población.

Su necesidad de calcular el número de habitantes que había en el planeta provenía de una de sus observaciones más importantes que hizo a través de sus inigualables microscopios: la de los espermatozoides.

El hombre estaba asombrado de la pequeñez que tenían los espermatozoides y quería transmitir de forma pedagógica este descubrimiento a los miembros de la Royal Society, la más afamada institución científica del mundo por aquel entonces.

Seguramente después de unos días de averiguaciones y hacer unos pequeños cálculos el 25 de abril de 1679 escribió un comunicado a la sociedad científica londinense que así decía:

“el número de pequeños animales que contiene la lecha del bacalao (unos 150 000 millones) es muchísimo mayor que el número de personas que caben en la Tierra”.

En este comunicado, Anthony, Antonio para nosotros, detalla los cálculos que le llevaron a conocer tanto el número de espermatozoides que puede albergar el macho de bacalao como el número máximo de habitantes que caben sobre la Tierra.

Si bien ambos cálculos son sumamente interesantes, vamos a centrarnos en su estudio demográfico para todo el planeta. El suyo es el primer intento serio de calcular el número de personas que podrían estar habitando el planeta como máximo y lo hizo del siguiente modo:

Echó mano de un censo que había sido hecho por los gobernantes holandeses en 1622 en con el fin de recaudar impuestos para el país: con una extensión de 154 millas cuadradas (se hacía referencia a millas holandesas, las cuales equivalían a 7,4 km) se había estimado que la población era de un millón de habitantes.

Anton van Leeuwenhoek tuvo en cuenta que sólo un tercio de la Tierra está libre de agua y también que de ese ⅓ sólamente ⅔ son habitables.

Como la Tierra tenía 9276218 millas cuadradas holandesas, multiplicando esa cantidad por el producto entre ambas fracciones,  ⅓ x ⅔ , obtuvo la extensión sobre la que estaría asentada la población: 2061382 millas cuadradas. Ello quiere decir que el terreno habitable en la Tierra es de 13385 veces la extensión de Holanda.

Con todos estos datos ya estaba en disposición de hacer un cálculo demográfico a nivel mundial:

“Si toda la superficie terrestre habitable (que es 13385 veces mayor que Holanda) estuviera ocupada por personas y la densidad de habitantes fuese la misma que hay en Holanda (un millón) entonces la cantidad máxima de habitantes que hay en la Tierra sería 13385 1000000, es decir, 13385 millones de personas”.

La moraleja final a todo este maravilloso cálculo, recordemos, la primera estimación que se había hecho en toda la historia, de cuánta gente cabe en la Tierra, fue que:

“el número de espermatozoides que habita dentro del cuerpo del bacalao macho es muchísimo mayor que el número de personas que hay sobre la faz de la Tierra”.

 

Vídeo sobre «Cuántas personas caben en la Tierra

 

Si prefieres ver esta información en formato de vídeo, te lo dejo aquí. En él te explico las motivaciones que llevaron a Antoni van Leeuwenhoek a decidirse por hacer el cálculo de la población que puede haber en el mundo, las cuales no estaban relaccionadas precisamente con la demografía.

Los ingredientes para hacer el cálculo de las personas que caben en el mundo fueron los siguientes:

  • El radio de la Tierra: a través del radio de la Tierra podemos conocer el área de la Tierra.
  • Sólo 1/3 de la Tierra puede estar poblada ya que 2/3 son agua.
  • El área de Holanda, el país de Anthony.
  • La población de Holanda.